Publicado el

Travel report – Reporte de vuelo Flagship Business de American Airlines Madrid Miami

previous arrow
next arrow
Slider

Flagship Business American Airlines
Vuelo 69 Madrid Miami
Equipo: Boeing 777-200 (N796AN)
Fecha: 21/08/18

Al momento que decidí cambiar un billete por millas para mis vacaciones en Miami, ya era bastante tarde por lo que me pedían 45.000 millas por el solo ida Madrid Miami. Mi sorpresa fue que en Business Class me pedían 57.500 millas y 58 US$ por lo que decidí tomar este premio ya que la diferencia en millas no era mucha.

CHEQUEO:

American al ser miembro de One World, utiliza la terminal T4 en Madrid Barajas. Como cualquier aerolínea tienen mostradores exclusivos para pasajeros Priority, entre los que cuentan niveles Oro, Platinum y Executive Platinum de AAdvantage y Zafiro o Esmeralda de Oneworld, así como obvio pasajeros volando en business class. Esto se agradece porque del lado del chequeo de la clase económica había muchísima gente, al tener facturando vuelos a New York, Miami, Philadelphia, Charlotte y Dallas cuyas salidas son casi al mismo momento.

En el chequeo el agente de tráfico me hizo un par de preguntas de seguridad, previo a entregarme el boarding pass. Tenía el acceso Fast Track al ser Priority, que es una fila a parte para el filtro de seguridad. Me extraño que olvidara decirme que podía acceder al salón VIP Velasquez de Iberia en el T4S, pero al ver que era viajero frecuente y que conocía el aeropuerto, supuso que lo sabría.

SALON VIP

          

El acceso al salón VIP Velasquez de Iberia está en pleno Dutyfree apenas entras al terminal T4S luego de subir del tren desde la T4.

Este salón es de mis favoritos en cuanto a tamaño, pero no en cuanto a variedad de opciones de comida. Tiene duchas, pequeños cubículos con chesters para dormir y zona de niños. La verdad que para el desayuno las opciones que ofrecen son algo más que básicas. He entrado en varias oportunidades y lo único que tienen es tortilla de patatas, champiñones salteados, jamón de pavo, queso fresco y unos sándwiches fríos que realmente son malos. Adicional a una muy corta variedad de panes y bollería. El bar para cócteles abre a las 2 pm.

EMBARQUE

El acceso al área de embarque suele ser un desastre en estos vuelos con tantos pasajeros, y este no fue la excepción. El vuelo tenía 40 minutos de demora,  cuando llegué a la puerta sobre las 11:40 (hora original de salida 12:10), había un aglomeramiento de pasajeros en la misma. Tienen dos filas, una Priority y la otra para el embarque general.

Al ingresar al avión, el jefe de cabina nos esperaba en la entrada para darnos la bienvenida e indicarnos hacia qué pasillo debíamos seguir.

EL AVIÓN

Como reseñe el avión es un 777-200, está configurado en 3 clases, Flagship Business, Economy Premium y Economy. El diseño de la cabina de Business de American es bastante innovador, ya que aprovecha la mayor cantidad de espacio, ofreciendo a los pasajeros “suites” individuales, todas con acceso al pasillo. El tema es que la mitad de las mismas están en sentido contrario a la marcha, es decir mirando hacia la parte trasera del avión. A mi me tocó el asiento 7L, que justamente miraba hacia atrás. Al principio pensé sería un poco más incómodo, pero realmente lo único es que al momento de despegar, sientes un poco más la presión y el ascenso del avión.

El asiento está provisto de pantalla individual de 17”, control remoto con pantalla táctil y un pequeño control táctil con pantalla a color para los ajustes de la posición del asiento y las luces de la suite. El mismo se reclina en varias posiciones, hasta llegar a la tan deseada flatbed (cama horizontal) de 180 grados. Particularmente me pareció que hay una posición bastante cómoda que te deja como si estuvieras sentado en un sofá de ver tv, pero en líneas generales, el asiento es bastante estrecho comparado con otras business de largo radio.

AMENITTIES

Te ofrecen una almohada bastante grande de plumas y un nórdico, auriculares marca Bose con cancelación de ruido, y un kit de artículos que la verdad es de los peores que he visto en una business class.

Es una bolsa de Cole Hann que incluye máscara para tapar ojos, medias, kit de dientes y una crema de manos y de labios. Se agradece que te dan un bolígrafo.

 

SERVICIO A BORDO

American para mí se ha caracterizado siempre por tener un excelente servicio a bordo, tanto en económica como en business. Ya había tenido la oportunidad de volar con ellos en business varias veces, pero lo había hecho en vuelos cortos. Apenas te sientas te ofrecen champaña y jugo de naranja como bienvenida. Pregunté si tenían mimosa y muy amablemente me trajeron una copa más grande y me mezclaron el jugo con el espumoso Cordón Bleu Brut de Venoge.

Luego del despegue te sirven frutos secos calientes, y te ofrecen su excelente selección de vinos americanos y franceses. Yo me decanté en inicio por el Guigal Cotes du Rhone Blanc de Francia, el cual estaba delicioso y luego como soy un poco curioso, probé el chardonnay de Oregon, el cual fue una total sorpresa.

Mientras tanto pasa el sobrecargo y te toma tu selección de principales, en este vuelo había para elegir entre ternera, pollo, mariscos o ñoquis. Yo elegí la ternera. American te permite reservar con anticipación tu principal de comida, pero hay que hacerlo como máximo 72 horas antes de la salida, y yo adelante la fecha de mi vuelo y la ruta, justo 3 días antes, ya que originalmente volaba el 24 via Dallas, algo que realmente era mucho mas largo e incomodo.

De primer plato sirvieron un salmón fresco curado en remolacha y ensalada de gema fresca al pesto que estaba deliciosa.

Luego trajeron el principal con las tiras de ternera, arroz blanco y zanahoria, kimchi y puerro asado. Este plato la verdad estaba bastante básico, la comida muy sosa. American cambio de Cheff hace poco, y la actual, tiene grandes influencias en comida asiática, lo cual se nota en diseño del menú.

 

Finalmente de postre pedí la tarta de chocolate blanco, pero no me gustó, por lo que pedí si podían cambiármela por el helado de nata con frutos rojos que estaba delicioso.

A mitad de vuelo colocan en el bar una selección de entremeses y bebidas para autoservicio, pero yo realmente todavía estaba lleno de la comida, por lo que no los probé.

Una hora antes de llegar te ofrecen una merienda, a escoger entre un bocadillo de ternera o una ensalada de pasta fría y de postre pudín de chocolate. Yo tomé el bocadillo, el cual para mi sorpresa estaba relleno con lo que los venezolanos llamamos carne mechada (ropa vieja) con queso, estaba mucho mejor que la ternera del almuerzo.

Arturo quien fue el tripulante de cabina que me atendió, lo hizo de manera impecable. Tanto así que en el almuerzo le pedí un vino de oporto para el postre, el cual olvido traerme, pero antes de aterrizar lo recordó, me sirvió la copa y me regalo lo que quedaba de botella.

ENTRETENIMIENTO A BORDO

Ofrecen una numerosa selección de películas de estreno, clásicos y opciones para niños, así como también 5 canales en vivo.

Decidí ver una película llamada Beirut y A Quiet Place. Luego de esto dormí al menos 3 horas.

El wifi está disponible durante todo el vuelo y a un precio realmente accesible comparado con otras aerolíneas. Pagas 19,90$ por el servicio durante todo el vuelo. No lo conecte porque realmente disfruto volar desconectado del mundo! Son horas que me dedico a mi.

Al final del vuelo pasa el jefe de cabina a despedirse mencionando tu apellido y dándote las gracias por volar con American.

EVALUACION:

No es la mejor Business Class en la que he volado, pero no es mala. Los asientos como mencione un poco estrechos, pero cómodos pese a lo extraño que es sentarse en un avión en sentido contrario a la marcha. La atención es de primera, la comida realmente normal. Buenos vinos. Fue un vuelo tranquilo y cómodo.

Avión: 9/10
Comida: 7/10
Bebidas: 9/10
Atención: 10/10

Promedio: 8,75/10

 

Cuéntame si te gusto mi reseña y recuerda suscribirte al boletín para saber cuando haga nuevas publicaciones.

Tu comentario